LA TORTUGA

¡Cuánto encubre ese ser de la piedra y el follaje!
Atrasa el afán humano y con asombro lo deleita
Atando amable los momentos suave transita
Y tímida habita en su fortaleza y forraje.
2
Los pobres humanos con sus enormes mansiones,
Siempre solos… Víctimas de la pasión y el dolor
No aprendieron nunca la ideología del amor,
Fe oculta de la tierra y secreto de los dioses.
3
La veo lenta y presiento su enorme alegría
Camina estirando los brazos y el tenaz tiempo;
Tomando pepitas de arroz caídas del cielo.
Envidio esa silenciosa paz leve y sencilla.
4
Ser verde del sigilo del agua y la roca
¡Ya me saluda como un amigo estimado!
Me dibuja en su mundo entre el follaje hurgando.
¡Alix la encontró y la hizo una aliada preciosa.
5
Enreda los momentos en sus regados pasos,
Gruesos y fuertes como defendiéndose del sol
Una danza de paz que esconde furtiva ilusión
Fugitiva de la locura de los humanos.
6
Ofreciendo su mirada y su tiempo con candor
¡Qué fácil conoce la amistad! Ella me mira,
Me habla cuando su pescuezo tuerce y lo estira
Con el canto de la tierra, la brisa y el color.
7
Descubrí en su corazón las voces de la selva.
En su alma está el ave canora, el loro, el turpial,
el silbo del viento, el trueno, la lluvia, el manantial.
Centinela que guarda con fervor la belleza.
8
En su duro refugio no vería yo el rencor
Ni la angustia de la muerte y las pasiones para
Como ella, ser feliz, tomando solo lo que canta
El follaje, la roca, el torrente y el libre amor.
mao

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba