Los 10 años del Encuentro Departamental de Mujeres

Por: Campaña Permanente Mujer sin Violencias

La construcción de paz es un compromiso ineludible que implica tramitar el cese al fuego y a la guerra,  pero requiere también la resolución de otros conflictos, en el entendido que solo las condiciones para el ejercicio de una vida digna podrán garantizar una paz estable y duradera, pues la violencia se ha naturalizado y normalizado. Las mujeres son víctimas de múltiples formas de agresiones que se ejercen en su contra, tanto en el ámbito doméstico y el ámbito público, como en el marco de la guerra.

Prueba de ello, son las cifras de violencia intrafamiliar que superan las tasas nacionales como reza el informe del Instituto de Medicina legal que registró entre enero y abril de este año, 21.979 mujeres fueron víctimas de violencia ejercida contra ellas a nivel nacional, ubicando al departamento del Huila en el primer puesto y la ciudad de Neiva con el panorama más crítico en el departamento, al recoger el 78% del total de los casos. Los feminicidios, cada vez se hacen más preocupantes.

Frente a esta situación que viven las mujeres en el Huila, surgió la necesidad de conformar una plataforma en donde converjan diferentes propuestas y necesidades  de las organizaciones y del movimiento social, frente a la equidad de género y las diversas formas de violencias que viven a diario las mujeres; es por ello que, surge la puesta en marcha del Primer Encuentro Departamental de Mujeres, el cual ha contribuido significativamente al movimiento social de mujeres del Huila y a los avances progresivos de sus luchas, tanto individuales como colectivas.

En el marco de la realización del primer encuentro, nace la Campaña Permanente Mujer sin Violencias, espacio que año tras año asume el reto enorme de garantizar la participación de alrededor de 200 mujeres entre campesinas, indígenas, diversas, jóvenes, urbanas y lideresas de distintos sectores. Para que esto ocurra, la campaña insiste en que  este proceso  de discusión, formación  y participación se pueda realizar consecutivamente a través de un esfuerzo mancomunado que se autogestiona y en el que, cada vez se hace mucho más difícil la consecución  de los  recursos para brindar las garantías mínimas para la participación y realización del mismo,  y esto también responde a que en la priorización de territorios que se realizó para la implementación de los Acuerdos, el Huila no fue incluído, lo cual hizo que los actores de la cooperación internacional ‘voltearan a ver’ a otros lugares.

Sin embargo, gracias a la dedicación y trabajo en equipo, se ha logrado continuar con este trabajo durante una década, en donde se ha venido incidiendo políticamente  y se han  incluido los encuentros departamentales  en el plan de desarrollo en los últimos año, yu de esa manera,  la administración departamental se ha venido comprometiendo progresivamente con los encuentros, sin embargo,  esto no es suficiente y la mayor parte se realiza por medio de la autogestión.

Este año, se conmemora el décimo aniversario del Encuentro Departamental de Mujeres, que para esta ocasión se denomina ‘Diversas en Movimiento Construyendo Nuestra Historia’ y se llevará a cabo los días 27, 28 y 29 de noviembre del año en curso. Este año, también nos hemos articulado con más de 30 organizaciones, de las que hacen parte diversos colectivos de mujeres, organizaciones sociales, instituciones y agencias de cooperación internacional, entre otros, en donde continuamos  pretendiendo reunir en un mismo lugar a cerca de 200 mujeres de todo el departamento del Huila para  intercambiar  herramientas tanto metodológicas como prácticas que incidan  y aporten a la construcción de paz territorial a partir de la equidad de género y la defensa de los derechos de las mujeres.

Proceso de creación del encuentro 

En 2009,  el panorama  en el Huila frente a las violencias de género eran distintas, las mujeres no denunciaban o no era común que lo hicieran, guardaban silencio y normalizaban conductas machistas  por miedo, desconfianza y quizás por  desconocimiento de no saber a quién acudir. En ese momento, recién  salía a la luz la  Ley 1257 de 2008 en la cual se dictan normas de sensibilización, prevención y sanción de formas de violencia y discriminación contra las mujeres, por ello, las distintas organizaciones de mujeres se  pensaron en la posibilidad de crear un espacio para poder visibilizar esta ley.

Empezaron a trabajar y a articular las organizaciones sociales, con el gobierno departamental y entidades, de tal manera que con mucho esfuerzo lograron realizar el encuentro ‘No más Violencia Contra las Mujeres’ en el marco del día 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Y no fue una tarea fácil – nunca lo ha sido-  porque no contaban con recursos económicos, logísticos, ni siquiera el espacio adecuado, pero gracias a su compromiso y liderazgo, consiguieron sacar adelante el evento, como lo menciona Nelly Pulido, integrante en 2009 del Consejo Municipal de Mujeres y hoy secretaria de la oficina de Mujer y Género de la CUT Huila “son 10 años en los que hemos venido creciendo, cada día se fortalece más el encuentro”.

En 2010, junto con otras organizaciones, se sentaron a repensar y retomar el ejercicio de 2009,  fue entonces donde todo el colectivo decidió que el encuentro podría ser distinto, más grande. Ese año, pasó de ser un día, a ser la semana ‘Por una Vida sin Violencias’, “a partir de allí, se creó una dinámica de discusión colectiva, todo fue construido; desde la imagen, el nombre, las actividades” afirmó Natali Quintero, integrante del equipo de Mujer y Género de la Corporación Casa de la Memoria Quipu Huasi, quienes desde el principio han estado acompañando esta propuesta. Ese segundo encuentro tuvo una agenda muy diversa, había conciertos, ciclo rutas, brigadas de atención en salud, jornadas de atención psicosocial.
“Cuando se hizo extensivo a los municipios llegaron mujeres que nunca habían tenido la posibilidad de compartir experiencias con otras, ni hablar de sus problemáticas y expectativas, porque cada una sufría en silencio todo ese régimen de sujeción, opresión y les parecía algo natural, se resignaban y caían en una desesperanza, pero cuando se juntaron con otras, se dieron cuenta que eso no es era un hecho que les tocó a ellas, entonces llegó toda esa confianza política de la organización y se siguió impulsando desde los municipios esta conciencia del papel que tenemos las mujeres y la importancia que tiene organizarnos” expresó la profesora Ofelia Ramírez, docente de la Universidad Surcolombiana.

Temáticas abordadas

Natali cuenta que nada de lo que se hacía en el encuentro era impuesto, siempre fue una construcción colectiva, cada año pensaban no en un tema al azar, ni por capricho, sino que respondiera a una situación coyuntural o que hacía parte de la agenda política local, nacional y global de las mujeres. “El primer encuentro debía girar en torno a qué era violencia contra las mujeres ya que estaba recién estrenada la ley 1257, de la cual casi ninguna de nosotras tenía alguna idea, ni las que organizábamos, ni las compañeras que llegaban” mencionó.

El encuentro cada año ha buscado que temas macro que cruzan a las mujeres o las agendas políticas, sean vistas desde la mirada de las mujeres; los dos siguientes los trabajaron en función a explicar qué era una política pública con perspectiva de género. Tema que  siempre ha destacado el comité impulsor; desde allí se empezó a dar movimiento para  que el departamento del Huila tuviera una política pública de mujeres. Luego, los encuentros han sido una reflexión alrededor de las mujeres y la tierra, el impacto del conflicto en ellas, qué han hecho para construir paz, la participación política -en donde se dio un gran avance- y otras temáticas como las agendas de las mujeres huilenses desde el territorio y el medio ambiente.

Anécdotas para recordar 
Y esos sucesos que tal vez para algunas personas no son tan relevantes pero que dejan huella en la memoria, también han estado presentes a lo largo de estos 10 años, Natali recuerda con alegría y risas, esa ocasión en que con mucho esfuerzo lograron llevar a la agrupación Systema Solar a que participara de un concierto, en el marco del encuentro; para dicho evento un centro comercial prestó la locación, pero con el compromiso de ser entregada a una hora específica. Ya estaba por cumplirse el horario acordado pero el concierto arrancó tarde y todo se retrasó, “la administradora del lugar nos buscaba con desespero, pero nosotras estábamos en nuestro cuento, bailando, así que nos tocó escondernos en la parte de atrás, con tal de disfrutar del momento”.

Por su parte, Nelly recuerda esa vez en que el ente encargado de donar los almuerzo para las chicas, quedó mal, y en medio del desespero sin saber qué hacer y no dejar sin comer a más de 300 mujeres, “nos quedamos mirando y dijimos, ¡arroz chino! esa fue nuestra salvación, hicimos ‘vaca’, y así logramos salir del apuro”.  Situación que no debería presentarse si se contara con las garantías para la ejecución plena de las actividades de cada uno de los encuentros, en donde queda demostrado que quienes se encargan de organizar cada elemento para que funcione han tenido también que resolver temas básicos de alimentación que  no deberían ser su responsabilidad.

Los aprendizajes 
Evaluar el impacto de estos encuentros en los y las habitantes del departamento  no es tan fácil porque no es algo tangible, no se pueden contabilizar y mirar, afirma la profesora Ofelia, “uno sí los siente, se están viendo procesos muy interesantes en los municipios, la gente ha empezado a reproducir esta semilla, todos los pueblos están pensando la situación de género, ya no es la mujer desde su problemática, sino que son conscientes que la problemática es por la condición de género”

Hay que destacar el sostenimiento, el poder hablar que después de 10 años se está organizando un décimo Encuentro Departamental de Mujeres , que a propósito, para este año se trata sobre el papel protagónico de las mujeres al interior de los movimientos sociales, siendo algo que sí se puede medir; Natali cuenta que en el comité impulsor han entrado y salido probablemente organizaciones, pero que permanecer por tantos años  quiere decir que se ha construido un proceso y quienes han llegado tiene un interés en velar por la equidad de género.

En el departamento del Huila hay colectivos que llevan muchos años trabajando el tema de mujeres, siendo un impulso para que se empezara a hablar de violencias, de una perspectiva de género y políticas públicas, hecho que no fue resultado de un encuentro, sino que las asistentes construyeron unas agendas colectivas propias, sin querer decir que todo se rija a partir de ello. La visibilización ha sido fundamental.
“Las mujeres han venido empoderándose, no solo en lo político o  en lo social, también desde una diversidad de ángulos, hay mujeres que lideran luchas en pro del medio ambiente, otras que han vivido el conflicto armado y han sido resilientes” mencionó la profesora.

El comité impulsor está ultimando los detalles para la organización del décimo Encuentro Departamental de Mujeres, ‘Diversas en Movimiento Construyendo Nuestra Historia’ que se llevará a cabo del próximo 27, 28 y 29 de noviembre, y que,  va a abordar como objetivo central “fortalecer el movimiento departamental de mujeres, en aras de incidir en los instrumentos de planeación territorial; especialmente aquellos construidos en el marco del Acuerdo de Paz, y los Planes de Desarrollo tanto departamental como municipales”, con esto, las mujeres del departamento le siguen aportando a la eliminación progresiva de todo tipo de violencia contra las mujeres y a lograr la equidad entre los géneros.               

https://www.blogger.com/video.g?token=AD6v5dyljORcaFmxQy0DMhzfrE3buSPKjO0hLiwMKMv3aFGGN7aEQIBBMCf4Mm1x31jnUfszqj8-KhhO2sldpylqhAKjClZAq5Rn2x1ARHGashnvmY8m3jQIB-IEN5zC1OqgvWbW

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba